haya

Uno que no viaja por maleducado

No tendría mucho sentido que en la que se supone máxima representación de los valores del deporte participase un jugador capaz de escupir en respuesta a una decisión arbitral o de declarar que a él no le importa el tenis sino cobrar por los partidos.