democracia plena

Una situación imposible

Y eso tiene mal encaje.Sánchez tiene ante sí una negociación con el PP para cerrar acuerdos imprescindibles para la buena marcha institucional del país y que afectan a los poderes del Estado; ha planteado el resurgir de la mesa negociadora con el separatismo catalán (cuando se forme el Govern, supongo); y ha de aplicarse a ‘normalizar’ de verdad la vida sanitaria, política, económica y social de una España que sale moral, estructural y financieramente destrozada de la pandemia, sí, pero también de esta surrealista dualidad en el seno del Consejo de Ministros, que se agrava de día en día.

Tres días después, apareció Sánchez

De hecho, además de llegar tarde, tras tres noches de incidentes y decenas de detenidos y policías heridos, lo suyo ha sido simplemente para cubrir el expediente, que nadie le pueda decir que respalda la violencia, aunque esté dispuesto a mantener a Iglesias, con todo lo que eso significa, para bien y para mal.