calle Rafael Dieste

Una caída de cascotes obliga a cortar parte de la calle de Rafael Dieste durante una hora

.En un primer momento los bomberos habían acudido con la autoescalera habitual, pero descubrieron que el bloque de viveindas, de nueve pisos, presentaba daños en la parte superior, así que optaron por marcharse y regresar al lugar equipados con el “Bronto”, el brazo hidráulico articulado de 42 metros, el más grande del que disponen, para lo que hubo que corta la calle al tráfico, por lo menos uno de los carriles, en una operación que llamó la atención del público. Los bomberos pudieron constatar el deficiente estado de la fachada, en la que el esqueleto de hierro asomaba entre los trozos de hormigón.