algo

Los jueces tendrán que hacer ahora de gobernantes

La cuestión es que vamos de chapuzada en chapuzada hasta la que se supone que será la chapuzada final y todo por la indolencia de un Gobierno que, cuando intenta hacer algo, como el decreto que carga de responsabilidad al Supremo, lo hace tan mal que los jueces de ese alto tribunal ya dicen que no se puede aplicar tal y como está.

Legitimar el matonismo

Pero esa derogación de las penas de cárcel (por cierto, ningún matón sindicalista ha entrado en la cárcel por ejercer el matonismo) no puede suponer barra libre a la extorsión física.El asunto está en el Senado, y el Gobierno tiene mucha prisa para presentarlo como una gran victoria social el día 1 de mayo, durante el Segundo Año Triunfal de la Pandemia.