Abdalá Hamdok

Restituido el primer ministro de Sudán tras alcanzar un pacto con los militares

Militares y civiles de Sudán firmaron este domingo un acuerdo para poner fin a la crisis política desatada por el golpe de Estado del pasado 25 de octubre que ha supuesto el regreso de Abdalá Hamdok al cargo de primer ministro, después de tres semanas de negociaciones.Hamdok, que estaba en arresto domiciliario desde la asonada, hizo hoy su primera aparición pública en el Palacio Presidencial de Jartum junto al líder militar y presidente del Consejo Soberano, Abdelfatah al Burhan, y ambos rubricaron los 14 puntos del documento."Cada vez que llegamos a un punto sin retorno, logramos como sudaneses redirigir nuestro país hacia el camino correcto", dijo Hamdok en un discurso tras la firma, en la que también estaba presente el vicepresidente del Consejo soberano, el general Mohamed Hamdan Dagalo (alias Hemedti).Acuerdo tras el golpe"Se cancela la decisión de Al Burhan de destituir al primer ministro del periodo transitorio", dice el último punto del documento rubricado, en el que también se exige "la liberación de todos los detenidos políticos" desde el golpe de Estado.Esta era una de las condiciones de Hamdok para volver al cargo de primer ministro y que ha puesto en la mesa de negociaciones en todas las reuniones con el equipo mediador que ha impulsado esta reconciliación entre militares y civiles.Las dos partes acordaron formar "un Gobierno de tecnócratas y figuras independientes", así como que el Consejo Soberano es el único órgano "supervisor del periodo transitorio sin ninguna intervención directa en el trabajo del Ejecutivo".También reafirmaron la importancia del acuerdo constitucional rubricado en 2019, tras el derrocamiento del dictador Omar Al Bashir, como "base" para la transición en el país hasta la celebración de las elecciones, prevista en menos de dos años.Otro de los puntos acordados ha sido el de iniciar una investigación de los "muertos y heridos civiles" durante las protestas que ha habido desde el golpe de Estado y "presentar a los responsables a la Justicia".Según el Comité de Médicos, sindicato independiente que contabiliza los muertos y heridos desde 2019, al menos 40 personas, entre ellas cuatro menores, han muerto en las marchas desde el 25 de octubre, la mayoría de ellas por impactos de munición real.Sin embargo, las fuerzas de seguridad sudanesas han negado haber usado armas de fuego durante las masivas protestas en estas tres semanas en la que el servicio de telecomunicación en el país africano ha estado interrumpido.