Sábado 19.01.2019
Opinión
Editorial

El temor a la venganza de los hackers rusos

Los rusos, como no hablan gallego, jamás dirían de alguien que traballa arreo, sino que hace un trabajo stajanovista, que venche sendo o mesmo, pero en versión de por allá. Y precisamente así de fatigosa es la vida de los trolls rusos, no descansan. Influyeron en las elecciones de EEUU para que Hilaria no pudiese ganarlas; dieron alas a los independentistas catalanes; hasta se volcaron con la Marea, nasía pa’ganá, y llenaron Twitter con mensajes escritos en cirílico del pelaje: #ConfiamosNaMarea” o “#ConfiamosNaMarea. En Moscú se detuvo a una mujer que ordenó el asesinato de su madre”... justo antes de la cuestión de confianza a la que se sometió Xulio Ferreiro, el... [+]

El feminismo de cama y el feminismo de palabra

El fundador de Play Boy, Hugh Hefner, nunca tuvo fama de feminista; al revés, era sabido de todos que en su mansión contaba cun feixe de conejitas dispuestas a cumplir todos sus caprichos. El italiano Rocco Siffredi y el catalán Nacho Vidal, tampoco tuvieron jamás esa fama; reputadísimos actores porno, también contaban con una legión de mujeres listas para todos sus desahogos. Los tres pasaron siempre por la encarnación del garañón humano. A Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias se ha calificado millones de veces como el macho alfa de Podemos, pero nunca se había empleado esa expresión para referirse a su potencia sexual. Nunca hasta que él mismo ha... [+]

A Villares le falta la percusión

El exjuez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luís Villares haría bien en matricularse en la pasantía de Manolo el del bombo y hacer un curso acelerado de percusión, porque ya va siendo hora de que dé un buen golpe en la mesa. Para Galicia enteira, En Marea –originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué– xa foi, pero él se empeña en que aínda é. Pues si aínda é tendría que cantar las cuarenta –se nota que no es muy de taberna donde se juega al tute– a Tone Gómez-Reino, el vicario de Pablo Iglesias na terra, y a Yolanda “La Yoli” Díaz –Eva Solla pouco conta– para que dejasen de amolar. Ambos, como buenos soldados espanhois, están al... [+]

El caso ITV avería más a la familia Pujolone

Oriol Pujol Ferrusola nació para político. Es el benjamín de la prole que engendraron su padre, Jordi, el que una vez fue honorable, y su esposa, Marta, la mujer cuyo nombre en clave es la madre superiora, pero su destino era heredar la presidencia de la Generalitat pasando por delante de todos sus hermanos. Llegó incluso a ser incluso secretario general de Convergencia Democrática de Catalunya, pero los sospechosos negocios de la familia Pujolone acabaron con su carrera, sobre la que acaba de caer una nueva palada de tierra. La juez del caso ITV lo ha condenado a dos años y medio de cárcel desechando la propuesta que él había presentado para desempeñar trabajos en... [+]

La retranca con sabor siciliano

Gallegos hay por el mundo a feixes. Incluso donde no los hay, los hubo. En Sicilia, por ejemplo, tuvo que haber alguno que dejase una semillita que con el paso del tiempo se ha convertido en gen dominante de la familia Rinna. Lucía, hija del ya fallecido Totó, gran capo de la Cosa Nostra, lo ha demostrado al dar pruebas de una retranca que solo puede ser made in Galicia. Ha montado un restaurante en París que ha bautizado como Corleone, el nombre del pueblo natal de su padre. Pocos han entendido la broma y muchos se han indignado... Lo raro sería que le hubiese llamado Carabinieri, Policía o incluso Elliot Ness. [+]

Una disfunción de puño y letra

Está claro que el material didáctico de los estudiantes de Medicina en Escocia tampoco incluye los cuadernos Rubio –Blonde, se llamarían allí–, pues una vez licenciados y cuando ya pueden firmar recetas su letra es tan ininteligible como la de los doctores españoles. Que se lo digan a una mujer de Glasgow a quien el oculista le prescribió un colirio para la conjuntivitis. Acudió a la farmacia y allí le dieron una crema para la disfunción eréctil, pues eso interpretaron que decían los garabatos del oftalmólogo. Los ojos no se pusieron enhiestos, pero las molestias le hicieron pasar unos días duros, muy duros. [+]

La patada la arreó el carrito sanitario

Bernardo es brasileño y juega al fútbol en categoría sub 20, o sea, cumple todas las condiciones para matricularse en la guardería que Florentino ha montado en el Bernabéu. Pero estos días anda un poco cojitranco. Su equipo, el Trinidade, se enfrentaba al Flamengo y cayó lesionado. Bernardo necesitó asistencia y el carrito camilla entró en acción; se acercó al lugar donde estaba caído, pero el conductor no frenó en el punto adecuado y le pisó un pie. El futbolista se retorcía de dolor y el copiloto se partía de risa... O no quiere que nadie le haga sombra a Vinicius o le enseñó a conducir Carlos Sainz. [+]