Martes 20.11.2018
Opinión
Editorial

Palo a la dactilocracia en el ayuntamiento

RECONFORTA saber que Iago Martínez, el Rasputín de Teis, es un tipo clarividente. Tendrá la cabeza permanentemente al servicio del mal, pero desde que aterrizó en el ayuntamiento sabe muy bien lo que hay en María Pita, que no es otra cosa que un cuerpo de funcionarios infestado de orcos. Y reconforta también saber que participa de sus ideas un pilar de la Marea, nasía pa’ganá, como Xiao Varela, responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando–. Al pasar hace menos de dos meses por la comisión de Transparencia para declarar sobre la compra de los dos... [+]

Lores ya está dispuesto para la invasión de los cargadores de móvil

MIGUEL Anxo Fernández Lores disfruta de la categoría de semidiós en el Beneguai, a la que ascendió gracias a su condición de alcalde perpetuo de Pontevedra. Cada vez que se acercan unas elecciones municipales anuncia que serán las últimas a las que se presente, pero recunca, recunca y vuelve a recuncar, como si fuese un pez en el río –Lérez, por supuesto–, así que en las de 2019 volverá a ser el cabeza de lista bloqueiro. Será su sexto mandato municipal, que ya son mandatos, y acudirá a las urnas feliz, puesto que la ONU declaró Pontevedra como la ciudad europea más cómoda para vivir. Pero Lores quiere superarse y ahora pretende espallar por las calles cargadores de... [+]

Mohamed y Natxo o las minorías étnicas

ANTONIO Mohamed, alias El Turco, es entrenador de fútbol, pero pese a su apodo no tiene nada que ver con el Deportivo. Al revés, es el técnico del Celta. Curioso; es como si a Natxo González empezasen a llamarle “El portugués”. Parecería unha coña. Sin embargo, hay algo que les une y no es una broma: ambos están sufriendo los rigores de los árbitros, que los han expulsado por sus comentarios en el banquillo. Tendrán que recurrir a la justicia para que ponga fin a los ataques a las minorías étnicas en la Liga española. O estarse callados, que también es otra posibilidad. [+]

Falla la vista, pero no las costumbres

ARTURO Fernández fue durante   años actor de culto para los gallegos que viajaban a Madrid. El teatro donde actuaba era cita ineludible, lo mismo que el museo de Cera o el tour por el Bernabéu. Si uno era alcalde, la visita a la capital del Reino incluía también una noche de cabaré. Los tiempos han cambiado y las costumbres también, pero el asturiano sigue subiéndose al escenario todos los días. Sin embargo, a sus 300 o 400 años, las facultades le empiezan a fallar y en un reciente programa televisivo confundió a un niño de siete años y el pelo largo con un niña: “Chatina, cuando tengas 19 años hablamos”. Al curso de desheteropatriarcalización ya. [+]

Otras de los tiempos en que Sánchez no era presidente

EL lume quemaba montes antes y los quema ahora. Pero también quemaba hemerotecas y se llevaba por delante testimonios enteros. Ahora las llamas tienen forma de hackers rusos y ellos se encargan de destruir testimonios, aunque no siempre lo consiguen. Suele quedar por ahí una copia de seguridad. Las ciberratas lo guardan todo. Hasta tuits de Pedro “La sonrisa” Sánchez–¡qué mal gusto!– con textos arrepiantes: “O Presupuestos o elecciones. Si Rajoy no aprueba los Presupuestos le exigiremos que se someta a una cuestión de confianza. Si la pierde, no tendrá excusa para no convocar elecciones”. Así se expresó el 5 de marzo de este año. Veremos si se aplica el cuento, porque... [+]

Un escritor con gustos futboleros

A Vargas Llosa le dio por la literatura. Y con gran éxito. Pero también le gusta el fútbol. No es Manolo el del bombo, pero frecuenta –ya frecuentaba más– los palcos, sobre todo el del Bernabéu. Es madridista, no podía ser de otro equipo, y menos desde que se apuntó a la jet set . Pero no solo le va balompié como pasión, sino también las costumbres de los que golpean la pelota. O eso parece, pues Hacienda le reclama dos millones por una deuda. Ha tenido que avalar la deuda con su casa y resulta que la vivienda está a nombre de una sociedad holandesa... Cheira a paraíso fiscal. A ver si no va a poder ser candidato de Ciudadanos. [+]

Para comer, Venezuela

LOS tiempos cambian. Antes se decía: “Para comer, Lugo”; los coches lucían pegatinas con el eslogan, muchos más alimenticio que el de “no me toques el pito que me irrito”, también de moda por entonces. Eran los tiempos de Cacharro –¡cuánto duraron aquellos tiempos!–, pero ahora la buena alimentación está al otro lado del Atlántico. Al menos eso piensa Íñigo “El niño de San Ildefonso” Errejón. El exnúmero dos de Podemos no es hombre de mucha comida, o, si lo es, al menos no lo luce, pero cuando va a visitar a sus amigos bolivarianos se debe de pegar unas enchentes pantagruélicas. “En Venezuela la gente hace tres comidas al día”, ha asegurado en una entrevista concedida... [+]