Lunes 18.03.2019

Apuesta a la desesperada

Pedro Sánchez, tras el “no” de la mitad de su Gobierno y de ilustres exministros, se ha repasado todo el álbum de caras mediáticas

Pedro Sánchez, tras el “no” de la mitad de su Gobierno y de ilustres exministros, se ha repasado todo el álbum de caras mediáticas para buscar un candidato a la alcaldía de Madrid hasta dar con Pepú Hernández. Porque el PSM ha sido siempre para Ferraz, como la aldea gala de Astérix, una fuente de conflictos.
El exentrenador de baloncesto, hombre dialogante y pausado, no conoce los entresijos de un partido donde solo el poder consigue disimular las luchas internas desde los tiempos de Felipe González. Se presenta a unas primarias, armado solo con el entusiasmo que llevó a la cancha del Estudiantes, frente a viejos militantes con décadas en la oposición y cansados de ser los comparsas del triunfo en las encuestas de Manuela Carmena.
Purificación Causapié, colocada al frente del grupo municipal tras la última batalla de Madrid por Pedro Sánchez, ha dejado que la inteligente regidora de Ahora Madrid se haya apuntado todos los logros sociales de estos cuatro años de gestión, y que los fracasos, que haberlos hay los, sean achacables al desorden del abanico de grupos que la llevaron al palacio de Cibeles. 
La ingenua imagen de la magistrada jubilada que invita a empanadillas, encubre una voluntad de hierro, labrada en muchos años de meritoria carrera judicial, que ha sido capaz de doblar a Pablo Iglesias e incluso “robarle” su candidato a la Comunidad. El PSOE también midió mal sus fuerzas al pensar que Causapié podía hacerle alguna sombra. Sánchez y los suyos estaban tan volcados en el objetivo de Moncloa que desasistieron Madrid y ahora vienen las prisas.
De momento, en las primarias, Hernández tendrá enfrente a Manuel de la Rocha, curtido en la batalla política, exalcalde de Fuenlabrada, y militante de toda la vida del PSM. Tampoco descarta competir la concejal Mar Espinar. Pero el peor escollo no lo marcan las primarias si no las encuestas.
Era evidente que la gestión socialista era percibida por el vecindario de Madrid como inexistente, pero ahora los sondeos han venido a refrendar el posible cataclismo electoral. De ser ciertos los últimos datos, incluso Vox obtendría más concejales. Y, si ya de por sí es gravísimo perder a ese nivel en la capital del Estado, no hay que descartar el efecto contagio en las listas presididas por Gabilondo a la Comunidad.
Tanto el PP como el PSOE han estado demasiado tiempo deshojando la margarita de sus candidatos. A menos de cuatro meses de la cita con las urnas, unos apuestan por la continuidad y otros por la sorpresa. Puede que ambos lleguen tarde y, al final, una novata como Begoña Villacis, que no ha dejado escapar ni una sola posibilidad de auto promocionarse, les birle, con la ayuda de la extrema derecha (eso sí) el mando en Madrid.
No le ha puesto un reto fácil Pedro Sánchez a su admirado entrenador de sus tiempos en el Ramiro de Maeztu.

Apuesta a la desesperada
Comentarios