• Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

Andalucía, a las urnas

El líder de Ciudadanos en Andalucía escenificó el miércoles la ruptura del pacto de legislatura con Susana Díaz; lo que aboca al ya anunciado adelanto electoral.

El líder de Ciudadanos en Andalucía escenificó el miércoles la ruptura del pacto de legislatura con Susana Díaz; lo que aboca al ya anunciado adelanto electoral. Como había sido el portavoz de la Junta quien previamente le había exigido que explicase su negativa a apoyar los presupuestos, la contundente respuesta de Juan Marin, rompiendo el acuerdo, pareció una maniobra orquestada para beneficiar a ambos partidos.
Porque lo cierto es que Ciudadanos no puede ir de la mano del PSOE hasta el arranque de la campaña electoral y la fecha de noviembre parece ahora casi confirmada. Por eso, la excusa de no eliminar los aforamientos parece ahora poco creíble.
Susana Díaz lleva meses amagando con un adelanto electoral para beneficiarse de la subida en las encuestas de su partido tras la llegada de Sánchez a Moncloa. Quien le iba a decir a la dirigente andaluza que su feroz contrincante dentro del PSOE le acabaría siendo de ayuda en su carrera política en Sevilla...
Díaz quiere aprovechar el tirón antes de que el conflicto y el incendió callejero que pretende montar Torra en Cataluña, además de las dificultades para aprobar los presupuestos, puedan obligar a Sánchez a convocar elecciones generales. Pero, sobre todo, antes de que se pase el impulso de la novedad y las siglas empiecen a decaer en las encuestas.
Hay también otro tema fundamental que marca la agenda andaluza: la sentencia del juicio de los ERE. De celebrarse los comicios en noviembre la vista oral podría estar vista para sentencia. Las deliberaciones del tribunal pueden demorarse seis meses, lo que llevaría a la primavera de 2019. Si Susana Díaz quiere revalidar la presidencia de la Junta debe huir de esa fecha como de la pólvora.
Por otro lado, las buenas relaciones de su partido en Madrid con Pablo Iglesias/Podemos, no garantizan que los dirigentes andaluces de la formación morada estén en la misma onda. De hecho, se ha descartado su apoyo, ahora que Ciudadanos se retira, y no pueden contar con sus votos para prolongar esta legislatura.
Además, va a encontrar un PP en fase de restañar heridas por los cambios en Génova 13, con los dirigentes andaluces de la anterior ejecutiva laminados, Arenas, Celia Villalobos, Fátima Báñez... y con un dirigente como Juan Manuel Moreno con poco peso en la nueva etapa de Pablo Casado.
Así pues, en noviembre se inicia una larguísima campaña electoral que arrancará en Andalucía y que acabará pasada la primavera con las autonómicas, municipales y europeas. Eso, si Sánchez resiste todos los envites a los que deberá hacer frente en este otoño caliente.