Miércoles 14.11.2018

Historias para no dormir

Nunca me había planteado hacer una columna de opinión,

Nunca me había planteado hacer una columna de opinión, preguntándome en muchas ocasiones, ¿quién querría leer lo que tengo que decir?, pensaba. Lo sigo pensando hoy en día. Reconozco que fue fácil convencerme. Escribe lo que quieras, me dijeron. A tu aire. A tu bola. Con total libertad. Y aquí sigo seis años después.
También confieso, creo haberlo dicho ya, me colocaba delante del ordenador sin tener claro de qué iba a escribir. En otras ocasiones el tema se había perfilado en mi cabeza, pero al ponerme a teclear, el texto tomaba unos derroteros que no había previsto. De repente de colaba una frase y cambiaba el rumbo de mi historia. Al final nunca reflejaba lo que quería contar.
Y esta vez tampoco es una excepción. Mi idea era hablar de los bebés robados y la lucha que mantienen Inés Madrigal, Fuencisla y Fernando y miles de personas más. O en su caso, de la arrogante y soberbia Belén Esteban. Al final mi instinto me conduce a cuchichear sobre la pobre impresión de España en el Mundial de Rusia donde la sombra del destituido Lopetegui persigue a una selección que no acaba de arrancar como se esperaba y que el milagro del VAR nos ha colocado en octavos. Sigo diciendo que De Gea no aporta confianza a sus compañeros. Que Piqué y Ramos no son pareja de hecho y están condenados a tomar caminos distintos en este tipo de compromisos. Iniesta tampoco está para aguantar los 90 minutos. No se puede vivir de recuerdos. Dejémosle ya vivir en paz. Silva es otro de los incomprendidos en un grupo donde Fernando Hierro es el primero en comprender que esta panda necesita ideas nuevas que posiblemente él no pueda aportar. España abusa del “mía tuya” y ese estilo de fútbol aburre en exceso. Esto es fútbol, no fútbol sala. No es necesario llegar con el balón al área pequeña y se olvida que también desde fuera del área se consiguen goles. Pero nos falta gente con esas virtudes tan necesarias hoy día en el llamado fútbol moderno. Igual con Asensio y Saúl en el campo estos problemas ya no lo serían tanto.

Historias para no dormir
Comentarios