Viernes 15.02.2019

Aprender y mejorar

si la memoria no me juega una mala pasada, es la primera vez que esta

si la memoria no me juega una mala pasada, es la primera vez que esta temporada les hablo del Deportivo y su nueva singladura en la Liga 123. La última vez, mejor olvidarlo, lo hice para referirme al triste descenso del equipo. Sin duda, la amargura, entre otras circunstancias que ahora no vienen al caso recordar, me duró mucho tiempo, quizá demasiado. Arrepentirse de lo que ha sucedido no creo que sirva de nada. Es pasado. Es mejor intentar aprender y mejorar.
No sé si lo entienden, si lo comprenden. Pero es igual. Ya no hay remedio y regreso a la cancha para comentar con más ganas que nunca, las andanzas de un club tan ambiguo como el coruñés.
Es evidente que las cosas han cambiado notablemente, que el ambiente entre el deportivismo sigue teniendo dos caras y como tal hay que aceptarlas e incluso respetarlas. Al fútbol y a nuestro Deportivo se les otorga cada vez más relevancia. Y me sorprende gratamente. Es igual (para algunos) que se juegue en la Liga Santander que en la 123. Lógicamente, discrepo, pero insisto, respeto las decisiones que toma el personal sobre este tipo de cuestiones que son estimadas muy banales.
El fútbol se está tomando demasiado en serio y no debía de ser así. Creo que no debemos pensar en los caminos que se han ido cerrando, pues cada decisión que se fue tomando es cierto que cierra puertas pero es la única manera de encontrar soluciones positivas de cara al futuro. No sirve de nada lamentarse extrapolando aquello que hubiera podido ser. Entiendo que se debe aprender de las decisiones que se toman y saborear el camino que se acaba eligiendo. Y el Deportivo lo hizo con todas las consecuencias con un solo objetivo: conseguir lo antes posible regresar a la Liga de los ricos. Y para ello, ha completado una plantilla con numerosas novedades con las que afrontar, en contra de muchas opiniones, una temporada que no va a ser un camino de rosas. Ya me lo recordaba Carles Gil hace unos días: “En Primera tienes más espacios, pero en Segunda no te dejan ni respirar. Vamos a sufrir mucho”. También comparto esa reflexión.

Aprender y mejorar
Comentarios