Miércoles 21.11.2018

Asignatura de Religión

Aunque ahora se dice que han desaparecido o al menos difuminado las fronteras entre uno y otro gran espacio ideológico hasta el punto de que son posibles coaliciones de gobierno entre la extrema izquierda y la extrema derecha

Aunque ahora se dice que han desaparecido o al menos difuminado las fronteras entre uno y otro gran espacio ideológico hasta el punto de que son posibles coaliciones de gobierno entre la extrema izquierda y la extrema derecha, como en Italia, lo cierto es que aún permanecen talantes distintos y distantes. Y es que mientras unos son constantes y persistentes en sus posiciones, otros cejan o aflojan enseguida en su presencia en el debate público.
Lo estamos viendo a propósito de la reciente sentencia del TC  sobre el recurso presentado hace cuatro años por el grupo parlamentario socialista en el Congreso en relación nada menos que con catorce apartados y disposiciones de la Lomce; es decir, contra prácticamente todas las modificaciones introducidas a la LOE socialista  anterior .
Tan es así que mientras la izquierda sigue llenando tribunas y tertulias reafirmando sus tesis y sus no pocos tópicos al respecto, la derecha apenas ha reaccionado ante la para ella más que favorable decisión de la justicia constitucional. El recurso ha sido desestimado en su totalidad, aunque  ha contado con la opinión discrepante de cuatro magistrados. 
La sentencia avala la constitucionalidad de la educación diferenciada, una opción pedagógica legítima, no discriminatoria, respaldada por tratados internacionales, amparada por la libertad de enseñanza, que forma parte del carácter propio de los centros que por ella opten y que, por tanto, pueden recibir ayudas públicas.
En estos tiempos, sin embargo, de matriculaciones en los colegios tal vez sea de mayor alcance práctico lo establecido sobre la asignatura de Religión, más que cuestionada también desde siempre por el PSOE y la izquierda, en general. En tal sentido, el alto tribunal rechaza que la materia vulnere la Constitución, habida cuenta de que es respetuosa con el principio de neutralidad del Estado, no implica valoración alguna de las doctrinas religiosas y, al mismo tiempo, garantiza el derecho de los padres a que sus hijos reciban formación religiosa y moral de acuerdo con sus convicciones. 
Y sobre la equiparación que la Lomce hace de la asignatura de Religión con la de Valores Sociales y Cívicos. El TC recuerda que la primera opta por un modelo trasversal en el que la educación cívica y constitucional está presente en todas las asignaturas que se imparten en Primaria y Secundaria y que, por lo tanto, se garantiza por ley la formación de todos los alumnos, también los que optan por Religión, “en los valores que constituyen el fundamento de una sociedad democrática”.
Es de recordar así mismo la invitación que los obispos gallegos han hecho a los padres para que matriculen a sus hijos en Religión. Entienden que la formación religiosa es una necesidad, un derecho y una responsabilidad. Mal se compagina –añaden con razón– pedir en la parroquia los sacramentos y luego prescindir de la enseñanza religiosa en los colegios.

Asignatura de Religión
Comentarios