STING VISITA DE NUEVO A CORUÑA

Con meses de adelanto se anuncia una nueva visita de Sting, la tercera, a A Coruña. Esa es buena señal. Cerrar las contrataciones con suficiente antelación para que el concierto anunciado coja la necesaria velocidad de crucero promocional, sobre todo cuando se trata de una actuación internacional que puede traer a la ciudad un buen número de aficionados de toda Galicia, Asturias, Castilla-León y Portugal, sobre todo cuando dicho concierto será el único que Sting, dará en España en 2015, tal y como se anuncia.
Demostrado está que la música posee un importante poder de atracción, cultural y turística y que, en función de ello, muchos ayuntamientos “estiran” los presupuestos para atraer visitantes, promocionando al mismo tiempo la ciudad en los medios de comunicación. Por ese camino parece discurrir la voluntad de la Concejalía de Cultura de A Coruña al volver a incluir a la ciudad en los circuitos internacionales para consolidarla, como referente cultural del noroeste de España.
Sting estará nuevamente el 14 de julio en el Coliseo, recinto que, precisamente “inauguró” el 6 de junio de 1991 con su gira “Soul Cage”, y una asistencia de alrededor de 9.000 personas, muchas de ellas que vinieron ex profeso para el concierto y dieron “vidilla” a la urbe. La segunda visita la realizó dos años más tarde para participar en el “Concierto de los Mil Años”  celebrado por el Xacobeo los días 8, 9 y 10 de julio en el estadio municipal de Riazor, que reunió a 90.000 personas a lo largo de los tres días. Un festival histórico,  espectacular, de los mejores celebrados en España.
Cierto que los tiempos han cambiado, y las medidas restrictivas tomadas por los ayuntamientos en sus presupuestos, han incidido negativamente en las contrataciones estelares, que además del caché, llevan unos gastos imprescindibles de producción. Sin olvidar la “promoción” siempre necesaria para darlo a conocer a la mayor cantidad de aficionados no solo locales sino también en las zonas apropiadas para captar asistentes. Pero también es cierto que, dentro de las posibilidades, hay que levantar la cabeza y salir del agujero, para volver a caminar. Y parece ser que está es la intención, que dicho sea de paso, como aficionado a la música, me congratula