Meigas... ¡habelas hailas! contra viento y marea

No corren buenos tiempos para la comisión organizadora de las Hogueras

No corren buenos tiempos para la comisión organizadora de las Hogueras de San Juan y la Asociación de Meigas involucrada en los múltiples actos culturales y sociales que hasta hace dos años preludiaban “A Noite da Queima” acontecimiento que llego a incrustarse entre las mejores fiestas de España llegando a ser proclamada de Interés Turístico Internacional, un logro al que se llegó tras esforzado trabajo y una ilusión inquebrantable. No es fácil entender el actual desencuentro entre el consistorio y la comisión de las Hogueras desunión que puede llegar a borrar de su “estandarte” festivo el preciado logro que ilustra esta celebración iluminada por infinidad de hogueras que alumbran las playas de Riazor y el entorno del Orzán de las cuales disfrutan miles de coruñeses y forasteros atraídos por el caudal lumínico y ambiental.
Que el Ayuntamiento se moje en la organización, bien está, con la intención de mejorar lo ya existente. Pero el “quítate tú que me pongo yo” aparenta ser un despropósito cuando los méritos adquiridos están ahí incrustados en el tiempo con inicios en 1971 al calor la gran hoguera instalada en la explanada de la Compañía de María, que puso en marcha la “fiesta del Aquelarre”, con la llegada de la meiga mayor, la “falla” y una serie de actos paralelos de diversa índole, que llenó con miles de personas la plaza de Portugal.
Por imperativos legales en 1992 la organización tuvo que irse con la falla a los arenales de Riazor ya su lado, empezaron a surgir en la arena, en esa noche mágica miles de hogueras que hoy la iluminan hasta lograr ser considerada “ A Noite da Queima” de Interés Turístico Internacional. Esa es a grandes trazos la “historia real” .Una historia ciudadana que está escrita, y que muchos vivimos, que debería ser respetada en vez de ignorada, impidiendo el desfile de carrozas previo y negando a la Meiga Mayor prender la mecha de la falla central, y lo más incomprensible, negarles el permiso para que pudieran montar en la playa de Riazor otra hoguera. A pesar de todos esos inconvenientes, ¡”ojito con las Meigas”!, a las buenas me refiero. Ellas siguen con su Aquelarre en donde no se echa “mal de ojo”, si no que se exalta con espíritu poético a las Meiga Mayor y las Meigas de Honor 217, en un acto que tendrá lugar el día 24 a las 20,00 horas en el Teatro Rosalía Castro. Y, aunque haya incrédulos sobre la existencia de la Meigas, ya se sabe... ¡Habelas hailas”, contra viento y marea.