Un blues para “Cifu”

El jazz está de luto. Ha muerto Juan Claudio Cifuentes, “Cifu” para los amigos, el gran divulgador del jazz en España.

El jazz está de luto. Ha muerto Juan Claudio Cifuentes, “Cifu” para los amigos, el gran divulgador del jazz en España. Una labor premiado con múltiples reconocimientos, el último de ellos, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes 2014, que concede el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. Durante muchos años, desde finales de los 60, me unió con “Cifu” una buena amistad cuando trabajaba en la industria fonográfica. Amistad que siguió engarzada por nuestra común afición al jazz. En los tiempos que la música de jazz no era socialmente “bien vista”, él fue faro y guía, entre la niebla del desconocimiento y la incomprensión.
Cuando a principios de los 60, a los aficionados al jazz se les consideraba unos “chalados” y teníamos que refugiarnos en las catacumbas de pequeños clubes para escuchar nuestra música, Cifu, estaba allí ejerciendo de GPS. Mis encuentros con él fueron muchos y siempre con el jazz a cuestas… lo escuchábamos, ya fuera en disco o en directo, y hablábamos horas y horas sobre él y nuestras aficiones. En 1971 comenzó su andadura radiofónica en la FM de Radio Popular de Madrid con el programa “Jazz porque sí”, que cumplió, ni más ni menos que 44 años de actividad ininterrumpida en la ondas de diversas emisoras, –actualmente lo hacía en Radio Clásica alternando con “A todo jazz” en Radio 3–.
Uno de sus mayores logros profesionales –que fueron muchos– lo alcanzó con el programa de televisión “Jazz entre amigos”, que presento desde 1984 a 1991 en la Segunda Cadena de TVE, donde nos refugiábamos y hacíamos piña en su entorno los aficionados al jazz. Gracias a nuestra amistad, desplazó las cámaras  de ese programa durante una semana a A Coruña, para enseñar a toda España la actividad del jazz en Galicia.
Unidos por el cordón umbilical de jazz, fuimos compañeros de jurado en el concurso Jazz-Fusión, organizado  a nivel nacional por la Fundación Paideia y FNAC, lo cual nos permitió rememorar nuestras “batallitas” en torno al jazz, comentado, entre otras cosas, los homenajes y reconocimientos de los que era objeto… “Tú lo mereces, Cifu”, le decía yo… “Sí, sí, pero, aunque tenga algún que otro achuchón y esté ‘empastillado’, ya sabes, Nonito, que los años no pasan, se quedan, aún estoy operativo”... Cifu, que el jazz, tu jazz, mi jazz y el de todos los aficionados, por el que tanto has hecho, te acompañe en la eternidad.