Barei: de Benidorm a Eurovisión

En medio del batiburrillo político que copa la atención social, TVE celebró el concurso “Objetivo Eurovisión 2016” para elegir la representación española que estará el 14 de mayo en Estocolmo. Ganó la compositora y cantante Barei, que ya tiene antecedentes festivaleros, puesto que en 2015, ganó el Festival de Benidorm, decano de los festivales de la canción en España y en sus mejores momentos “vivero” de artistas que con posterioridad llegaron al estrellato. 
Era la segunda vez que se presentaba a este certamen, pues en 2001 participó en él con 19 años, formando parte del dúo Dos Puntos, quedando en segunda posición, aunque fueron posteriormente descalificados al ser “acusados” de incumplir el reglamento del festival. Lanzó su primer disco en el año 2011, “Billete para no volver”; en 2015 llegó su segundo álbum, “Throw the Dice” que apenas tuvo repercusión popular. 
Bárbara Reyzábal González-Aller, Barei de nombre artístico, autora de canciones para artistas como Malú y Edurne, se impuso al resto de finalistas, con la canción “Say Yay!”, interpretada en inglés. Atrás queda en el recuerdo eurovisivo del “Borriquito como tú” de Peret, que en 1971 repasaba en castellano el “abecedario”. Ahora manda el inglés en Eurovisión, aunque en el arreglo para el festival se añada, como parece ser, alguna estrofa en castellano para certificar la procedencia de la representante. 
La canción “Say Yay!” está en la onda de las “radio fórmulas”, con un “up tempo” en inglés con tendencia soul y una producción muy actual y con un estribillo pegadizo aderezado con pop de bases electrónicas bailables” que “emite” el mensaje optimista de hacer frente a las adversidades y habla de “no rendirse nunca”, aunque en el Festival de Eurovisión, ya se sabe que el “colegueo” y la vecindad priman a la hora de las votaciones. 
En un momento en el que los “recortes” mandan, sería una mala noticia que Barei ganara Eurovisión con los “costes elevados” que acarrea esta organización. No estaría nada mal un segundo puesto… quedaría bien y no costaría dinero. El caso es participar y estar en la Europa musical. Habrá que ver si por esas fechas los españoles no andamos metidos en unas nuevas elecciones generales y las consecuencias de las mismas.