lunes 21/9/20

La crisis que provocó el PSOE

Viene a mi mente el recuerdo de aquel debate televisivo que un 21 de febrero de 2008 mantenía Pedro Solbes, ministro de Economía del Gobierno Zapatero, y Manuel Pizarro.

Viene a mi mente el recuerdo de aquel debate televisivo que un 21 de febrero de 2008 mantenía Pedro Solbes, ministro de Economía del Gobierno Zapatero, y Manuel Pizarro, como candidato del PP. Aquel debate, visualizado casi siete años después, deja a las claras que efectivamente sucedió lo que vaticinaba el Partido Popular y que negaba el Partido Socialista, que no solo negaba la crisis, sino que además se presentaba a las elecciones generales de 2008 bajo el eslogan “A por el pleno empleo. Motivos para creer”.  
Hoy, podemos decir sin temor a equivocarnos que, aquel debate, lo ganó Solbes, y lo perdió España. Ese Gobierno que consiguió engañar a todo un país, encontró España en marzo de 2004 con 2.200.000 desempleados, y la dejó en diciembre de 2011 con 4.978.300 parados. Duplicó el número de desempleados, al tiempo que negaba la crisis y renegaba de su obligación como gobierno de adoptar medidas para frenar la caída de todo un país.
Fue in extremis, cuando el Gobierno de Zapatero reconoció lo que ya era evidente e innegable, viéndose obligado a adoptar las medidas de ajuste más graves que se habían vivido nunca en nuestro país: congelación de las pensiones a más de seis millones de pensionistas, recorte del cinco por ciento de los salarios de todos los funcionarios públicos, eliminación de desgravaciones, del cheque-bebe, o el recorte del gasto farmacéutico.
Fue en ese contexto de máxima dificultad, y al borde del rescate internacional, cuando los españoles decidieron otorgar su confianza al Partido Popular para que tratase de sacar a España del atolladero. Y es lo que el Gobierno de Rajoy lleva haciendo en los últimos tres años, con reformas valientes y decididas. Reformas del sistema financiero, reforma del mercado laboral, reforma del sistema educativo, reforma del sistema de pensiones, o la reforma de la administración local. Reformas, en definitiva, para hacer de España un país moderno, solvente y creíble en el contexto internacional, un país que vuelve a crecer en lo económico y que crea empleo neto. Esa es la línea marcada por el Gobierno de Rajoy para salir de una crisis que creó el Partido Socialista, por acción, y también por omisión.

Comentarios