viernes 23/10/20

El futuro de Feijóo, según Mariano Rajoy

Andan los expertos en marianismo avanzado (si es que existen) intentando saber si el presidente de la Xunta tiene ya sus pies en Madrid.

Andan los expertos en marianismo avanzado (si es que existen) intentando saber si el presidente de la Xunta tiene ya sus pies en Madrid o si, por el contrario, la reafirmación hecha por el presidente del Ejecutivo de que Feijóo es el mejor candidato del PP a la presidencia gallega lo aleja de cualquier posible puesto de responsabilidad en Madrid. 
Ateniéndonos a las declaraciones realizadas por el propio Núñez Feijóo (que es de suponer que algo tendrá que decir acerca de su destino), su futuro se escribe en gallego y no se trata de que vaya a ser el relevo de Alonso Montero al frente de la RAG, sino que él está satisfecho con el cargo que ocupa. 
Hasta aquí llegaría el análisis simple. Ahora bien, en política las cosas rara vez salen como uno las plantea (que se lo pregunten a Bono, a Rato o hasta al propio Rajoy) así que en la ecuación con la que dilucidar el destino final de Feijóo habría que introducir varias variables, fundamentales para el resultado final. Una de ellas es el resultado que consiga el Partido Popular en las próximas generales, que están ya al caer. De las tres opciones posibles (victoria, derrota y fiasco) dos podrían poner a Feijóo en la capital del reino en menos que canta un gallo. La primera de ellas sería la victoria. 
Ante el reto de formar Gobierno, Rajoy sería muy tonto si no contara con uno de los pocos barones de su partido que no solo no está quemado, sino que cuenta con buena prensa en la capital. 
En caso de una derrota dulce, el camino hacia Madrid sería más complicado para Feijóo, que tendría que dar la cara por el partido en Galicia para intentar que, al menos, un territorio que históricamente le fue fiel a los populares lo siguiera siendo.
Y en el último de los supuestos, el del fiasco, de nuevo el buen nombre de Feijóo le lleva directamente a la casilla de salida en Génova. Su imagen de dirigente joven y abierto sería la idónea para que el PP levantara de nuevo su imagen y renaciera de sus cenizas. Se trataría casi de una refundación y pocos mejor que el presidente gallego para acometerla. 
Por ello, lo único que se puede afirmar sin temor a equivocarnos es que, a día de hoy, Feijóo es el candidato del PP para las próximas elecciones autonómicas. La cuestión es que mañana, a lo mejor, esto ya no es así.

Comentarios