Viernes 26.04.2019

La utilizan pero no la quieren

Mis felicitaciones a Atresmedia por apuntarse el tanto de que el único debate en que va a participar Sánchez junto al resto de los candidatos se celebre en Antena 3. Pero más allá de reconocer ese “tanto” a Antena 3, cabe preguntarse cómo es posible que un presidente socialista que se supone que defiende la pervivencia de la radio y la televisión pública, haya decidido dar la espalda a RTVE.

La actualidad la tele pública no pasa por su mejor momento, sus audiencias se van hundiendo, y que la gestión de la señora Mateo es de lo mas controvertida, pero más allá de esto, la cuestión de fondo es que una vez más los políticos que mandan a la hora de la verdad ningunean la tele pública. Viene a ser una constante en el hacer de todos los partidos que han gobernado: han utilizado a TVE a su antojo pero nunca la han querido. Se han aprovechado de ella, la han exprimido convirtiéndola en organismo de propaganda pero nunca han tenido la más mínima consideración hacia ella. No es de recibo que en la televisión pública haya sido excluida para celebrar el debate electoral. Y no me vale la excusa de que como en TVE no habría podido participar Vox se ha optado por Antena 3.

Sobre todo que no nos tomen por tontos. No es que el PSOE en un alarde de democracia supina quiera que Sánchez debata también con Vox, sino que sus “gurús” han decidido que la presencia de Vox contamina la del PP y Ciudadanos y así los telespectadores serán conscientes de que hay una derecha con tres cabezas pero que son lo mismo. Aceptar que Vox participe en el debate es una argucia del PSOE porque sabe que eso contribuirá a que se visualice más la partición de la derecha y sobre todo asustara a muchos ciudadanos al ver como se las gasta Abascal.

Gracias a Vox el PSOE está recuperando votantes y tiene muchísimas posibilidades de ganar las elecciones. Y es que hay muchos, muchos ex votantes socialistas que aunque no les gusta ni poco ni nada Pedro Sánchez piensan que es un mal menor frente a la amenaza de VOX.

La utilizan pero no la quieren
Comentarios