• Lunes, 24 de Septiembre de 2018

“Panorama”

Pasacalle de coroneles con vistas al generalato sobre el fondo gris de la tragedia.

Pasacalle de coroneles con vistas al generalato sobre el fondo gris de la tragedia. Bien lo merecen, han sorteado las trabas legales que nos hemos dado sin tocarlas ni mancharlas, especialmente cuanto dispone el Art. 520 de la de L.E.Cr, para que se esclareciese el crimen y apareciese el cadáver sin sobresalto para nuestras delicadas conciencias. Qué importa lo que se sobresalten ellos, y en su caso cargar con la culpa y ser la disculpa, para eso están.
En otro escenario, otra orquesta, la del PNV, que ameniza la comunidad y muchos de los ayuntamientos donde se celebran y jalean a los asesinos recién liberados, se apresura a pedir que se retire la Prisión Preventiva Revisable y a su rebufo toda la izquierda nacional y nacionalista.
Algo lógico cuando a los criminales en serie se les llama patriotas y se les califica de marxistas. Se entiende la música, pero no la comparsa.
Y para completar el dislate, en Cataluña, la “charanga democrática” exige a voces, no que se incline, sino que se quiebre a su paso el Estado de derecho, exonerándoles de los delitos de que se les acusa. Delitos por los que aún no han sido ni juzgados ni condenados, se ve que tienen más fe en la impunidad que les otorga su peso político que en la levedad de su inocencia.
Mientras, en el solitario salón a las víctimas les toca danzar con los más feos, sus verdugos, a los estrambóticos a acordes de esta orquesta de hechizados por el carisma de los verdugos.