• Lunes, 24 de Septiembre de 2018

En peregrinación

Parece ser que el señor Casado –don Pablo, uno de los afanados

Parece ser que el señor Casado –don Pablo, uno de los afanados en el sprint final para suceder a Mariano– vino a Galicia, pues “nuestro querido presidente y el partido que lo sostiene, son su modelo”. Lo que quiere ser de mayor, repitiendo sus propias palabras.
Seguramente nadie le contó, no hay que perder la ilusión y hay datos que no soportan una mentira, que el Partido Popular manda poco en los siete grandes ayuntamientos gallegos y no es nadie en las corporaciones provinciales; el delegado del Gobierno y los subdelegados tampoco son de la línea marianista, con lo que de seguir así “el ejemplo” gallego va a llegar de último en la carrera a Génova.
Como aquí somos unos magníficos anfitriones, tampoco le contamos que hay por ahí un barco, mecachis en la mar, que salió mucho en los papeles y que el número dos de Gürtel.
Fue un número dos muy aventajado en las filas del Partido Popular de Fraga, cuando su segundo era don Alberto, y allí, por donde iban arrasaban y ahora don Pablo, y no queremos que se caiga del caballo en esa carrera de obstáculos hasta llegar a la meta, esto no es lo que era.
Le pasa lo mismo al Partido Popular, que, según relata una nueva investigación en Valencia, cada vez las flores huelen peor, puesto que han destapado un saqueo de 23,5 millones de euros a Emalsa, deuda que ahora afronta un nuevo gobierno autonómico, el relevo de Camps, acosado por nuevos casos de corrupción, el primero en presentarse ante el juzgado, el pago de comisiones y mordidas en la construcción del circuito de Fórmula Uno.
Camps, recuerden, era otro modelo que exhibía el Partido Popular y al que Rajoy ponía de ejemplo, junto a otros líderes de la época de oro del marianismo que andan ahora por los tribunales.
Parece ser que al efecto 009 vendrán más candidatos a los que Feijóo recibirá con neutralidad esperando que gane el mejor. Hay otra cita de don Alberto, esta vez en Madrid para saludar al nuevo presidente y de paso, digo yo, que se desatasquen asuntos como la autopista, la llegada del AVE que viene con un retraso que se inició en 2013 y otras fruslerías que están en la lista de peticiones a Moncloa cuando el gobierno de Madrid reciba al máximo representante de los gallegos.
Antes pasarán País Vasco y Cataluña, las otras dos nacionalidades históricas, con lengua propia y que llevan años de ventaja