Miércoles 21.11.2018

De charco en charco

Pasado el vergonzoso asunto de la RTVE, con el consiguiente ruido provocado

Pasado el vergonzoso asunto de la RTVE, con el consiguiente ruido provocado por el Partido Popular pese a su larga historia en la historia de la tele y la radio pública, nos llegan noticias de aquí mismo con a nosa valedora, (¿vale lo que cuesta?), que fiel a la tradición (de partido y familia) arrimaba el ascua a sus pescaditos próximos y, al tiempo, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia anula un concurso en la Diputación de Ourense, que preside también fiel a la causa el señor Baltar junior, que tanto nos recuerda a su padre.
Y otra noticia nos cuenta que el PP incluyó en su contabilidad oficial, las cuotas de miles de afiliados con cantidades tan insólitas como 3,61 euros o 9,97 euros al año. Así cuadraron las cuentas entre 2008 y 2011, con lo que cuadraban las cuentas presentadas ante el tribunal que, anda ya, siempre las aprobaba.
Luego, claro, están las otras cuentas que llevaba el señor Bárcenas y que los tribunales, estos si, dan por buenos.
Y aquí andan los nostálgicos en otro charco. Sánchez Albornoz, fugado del valle de los Caídos en 1.945 (por si los franquista no quieren la realidad, hay una película sobre el tema) le pide a la derecha (PP y C’s) que se desmarquen de la dictadura, algo que deben a los españoles desde la restauración de la democracia.
Para el ilustre pensado pedir un “Arlington español” es un despropósito pues en Estados Unidos fueron las familias de los allí enterrados los que dieron el consentimiento, algo que aquí no pasó. Además, recuerda que la cruz que corona el mausoleo representa para muchos una facción de la “cruzada” que llevó a la muerte a muchos de los allí enterrados.
También pide una comisión de la verdad para aclarar los mitos del franquismo y recomienda a quienes insisten en “dejar como está el tema” que a los dictadores Pinochet, Mussolini y Videla, por citar alguno de los más sangrientos del siglo veinte, están bajo tierra en la intimidad familiar.
Y del charco, con sus ranas, pasamos a la enredadera con un cabecilla de sobra conocido, Ulibarri, ya implicado en la Gürtel; políticos del PSOE y PP y un alcalde de Ciudadanos. En total treinta y tantos detenidos en veintitantas ciudades y oro nuevo ejemplo de la mancha –algunos le llaman marca– España.
Vamos de charco en charco y son más los que salen rana. Por cierto, otro charco cerca a Esperanza Aguirre. Atentos a la pantalla.

De charco en charco
Comentarios