• Martes, 25 de Septiembre de 2018

Barajo estar con el gGobierno que tengo. Es lo único que barajo”.

Barajo estar con el gGobierno que tengo. Es lo único que barajo”. Fin de la cita. Es de Rajoy jugando en casa (TVE, mañana del martes) y dispuesto a ganar clientes Cuando una periodista le preguntó si seguía pensando que el Gobierno no podía hacer nada para favorecer la igualdad salarial entre hombre y mujeres (como anticipó días atrás en Onda Cero), respondió muy cabreado que ya se había retractado. No es cierto.
Se ha retratado y sale el Rajoy de siempre: la Gürtel no existe, a él no le consta y nadie le dijo que peligraban los presupuestos (Ciudadanos, que le apoyan hasta ahora, lo repite por la mañana, por la tarde y de noche) le señaló que si el PP continuaba protegiendo a investigados por corrupción, rompe la baraja. ¿Harán trampa? ¿Es solo un órdago? La respuesta pronto. Rivera da cartas.
Pero a lo nuestro: a barajar. Y enseguida te sale el rey de copas, oros o lo que sea, coincidiendo con el cumpleaños de Felipe VI. ¡Qué tiempos aquellos tiempos!  ¿Recuerdan? Aquel señor que mandaba tenía todo atado y bien atado. Incluso su sucesión. Luego vino la transición ¿o transacción?), y aquel largo invierno sin democracia (interrumpida por un golpe de Estado) se convirtió en lo que hay.
Pero sigamos barajando. Salen espadas. Y eso nos recuerdo a la señora de la Justicia con su espada y su balanza... ya sé, y el ojo vendado. Y nos viene a la memoria la elección, por parte de nuestro querido Gobierno, de doña María Elósegui como juez del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, lo que levantó una gran indignación entre diversos colectivos y la oposición, pues recuerdan –amén de alguna mentira como decir que colaboró  con el Gobierno de Zapatero– sus escritos, artículos, libros, declaraciones a los medios de comunicación, defendiendo que la homosexualidad es una patología que debe someterse a tratamiento psiquiátrico.
Al tiempo saludemos la elección de nuevos magistrados para el máximo organismo Consejo General del Poder Judicial. Tres exactamente. ¡Que puntería! un exsecretario de Estado cuando Ruiz-Gallardón era ministro y el segundo elegido otro exsenador popular. Los dos del PP.
Y no olvidemos el informe fiscal sobre la destrucción del ordenador de Bárcenas. Por cierto: está en las librerías “El soborno”, último libro de John Grisham, que nos habla de los ricos, de los poderosos, y de los abusos del sistema judicial. Eh, quietos parados. Que es en EEUU. Así van las cosas. ¿Rompemos la baraja?