• Lunes, 24 de Septiembre de 2018

Desarrollo e innovación

Para la Unión Europea los bienes públicos desempeñan un papel importante como factores esenciales para el desarrollo de las zonas rurales.

Para la Unión Europea los bienes públicos desempeñan un papel importante como factores esenciales para el desarrollo de las zonas rurales. Todos coincidimos en que los productos tradicionales y el turismo rural pueden estimular el desarrollo, con los consiguientes beneficios para la economía y la calidad de vida de la comunidad local, así como para su supervivencia, evitando el abandono de estas zonas. No puede ser que sigamos desaprovechando los recursos naturales de que disponemos sin sacarles un mayor rendimiento, que nos traería un mayor y mejor empleo y un bienestar social entre todos los vecinos del entorno. 
En Arousa tenemos numerosas zonas protegidas dentro de la red natura, como parques naturales o zonas de especial protección, pero se encuentran desaprovechados sin que estas actuaciones hayan supuesto, una promoción de la calidad de vida ni prosperidad económica de las comarcas, que tan necesaria sería en estos momentos en que siguen las consecuencias del estancamiento y de la crisis. Es necesaria una innovación que suponga un cambio, entendido como una oportunidad y nunca como una amenaza para la estas zonas protegidas, tendiendo a facilitar un desarrollo sostenible y un crecimiento económico, sin olvidarnos de la protección de los bienes públicos, como la biodiversidad y otros recursos medioambientales.
En todas estas comarcas, O Salnés y O Barbanza, sin olvidarse de otras comarcas de Galicia, se hace necesario aprovechar todos los recursos naturales y la financiación de la propia UE, en sus diferentes modalidades, y crear programas que tengan una plasmación real sobre el terreno y la población que reside en esos lugares, como la puesta en marcha de nuevas actividades de comercialización y promoción de productos agrícolas, pesqueros o artesanales, así como la producción de energía eólica, solar, calorífica, sin olvidarnos del turismo culinario y el ocio. Todo es cuestión de voluntad política y de que las diferentes administraciones públicas sean conscientes de que tenemos todo lo necesario para la generación de riqueza y de empleo en nuestras comarcas. ¿A que esperamos?, ejemplos positivos ya los tenemos si miramos para otras zonas, comarcas y países del centro y norte de Europa.