• Martes, 13 de Noviembre de 2018

Contradicciones en la gestora del PSOE

Son muchas –tal vez demasiadas para ser casuales– las contradicciones del presidente

Son muchas –tal vez demasiadas para ser casuales– las contradicciones del presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández. De entrada, hace un reproche al sector que apoyó a Pedro Sánchez y después pide respeto y primarias limpias. Primera contradicción y primer error de principios de quien se supone que debe ser neutral. Después, apela a la unidad del PSOE, pero en realidad pide adhesión a las tesis de Susana Díaz. Segunda contradicción evidente.
La tercera incoherencia denota cierta desorientación. Fernández propone que la agenda del partido “vuelva a ser la de España” sin darse cuenta de que la agenda de España la marca el PP desde el Gobierno, como es lógico. ¿O acaso la agenda de Asturias, donde él es presidente, la marca el PP?
La cuarta contradicción es de libro: atribuye la pérdida de credibilidad de su partido entre la ciudadanía a la “endogamia” y “ombliguismo”, y al “fuego interno” que le “bloquea”, palabras políticamente vacías –“fuego interno” suena a telenovela–, si no se acompañan de discurso político, que es lo que se supone que le corresponde hacer.
Su quinta incongruencia afecta incluso a un destacado aliado de la gestora y de Susana Díaz. Resulta que Javier Fernández se lamenta de que sigue escuchando hablar de “nación de naciones, plurinacionalidades y acuerdos con los nacionalistas”, sin darse cuenta de que de “nación de naciones” empezó a hablar José Luis Rodríguez Zapatero, artífice, por otra parte, de muchos acuerdos con los nacionalistas.
Por último, en su sexta contradicción Javier Fernández recuerda que el PSOE es la fuerza política con mayor poder territorial, escondiendo que eso se debe al apoyo recibido de partidos situados a izquierda del PSOE; es decir, de aquellos con los que quiso pactar el demonizado Pedro Sánchez.
Hay cosas que no pueden ser a un mismo tiempo falsas y verdaderas, de ahí que sean contradictorias. Como dicen las encuestas, no es de extrañar que Javier Fernández sea el candidato socialista preferido por los votantes del PP, pero no por los votantes socialistas. Como para hacérselo ver.