miércoles 17.07.2019

JOSÉ VÁZQUEZ PERNAS, GRAN COLECCIONISTA DE TELÉFONOS

Un coruñés, pero sadense de adopción, José Vázquez Pernas, ex empleado de Fenosa, posee en su chalet de Sada una valiosa colección de teléfonos, que en estos momentos superan los 200, y entre los mismos uno de magnetos del año 1895, denominado “El esqueleto”, al lado del cual posó en la fotografía que ilustra este comentario.

Un coruñés, pero sadense de adopción, José Vázquez Pernas, ex empleado de Fenosa, posee en su chalet de Sada una valiosa colección de teléfonos, que en estos momentos superan los 200, y entre los mismos uno de magnetos del año 1895, denominado “El esqueleto”, al lado del cual posó en la fotografía que ilustra este comentario.

Entre dicha colección hay 10 centralitas, de todas las épocas, que curiosamente están conectadas entre sí, con todos los teléfonos de la colección, y que funcionan a la perfección.

Un “manitas”

Resistencias, condensadores, relés de los años que van del 1800 al 2000, recambios para los aparatos que posee y un largo etcétera, pueden contemplarse en esta amplia sala de exposición. Todo el complejo entramado de intercomunicación entre los aparatos allí coleccionados, es obra de José, un “manitas” que disfruta como nadie de este patrimonio, producto de ese bonito hobby que él posee por los teléfonos.

Día a día sigue incrementando sus piezas, teniendo como objetivo inmediato el hacerse con el denominado “Molinillo”, al que sigue la pista, y que es del año 1893.

Acude con frecuencia a las ferias de antigüedades de España y Portugal, y muchas de las piezas las adquirió en sus visitas a Barcelona, París, Canarias y otras poblaciones.

Piezas de museo

Esa gran colección de teléfonos que posee José Vázquez, no tiene un futuro claro, según nos cuenta, puesto que su deseo sería que fuese admitida en algún museo, al que cedería todo de forma gratuita.

Para ello ya habló con el conselleiro de Cultura de la Xunta de Galicia, y con el director del museo de las Ciencias, dado que él desea que su colección se quede en Galicia, y si pudiera ser, mejor en su querida Coruña.

Cualquiera de los organismos citados tiene la palabra, ya que sería muy de lamentar, que una colección de la importancia que tiene la que nos ocupa, de un valor incalculable, con algunas piezas tasadas en 3000 euros, se fuese a otra provincia.

¿Que opinaría sobre el tema Antonio Meucci?, que en 1876 inventó el teléfono. Rectificar, es de sabios.

JOSÉ VÁZQUEZ PERNAS, GRAN COLECCIONISTA DE TELÉFONOS
Comentarios