Jueves 17.01.2019

CAZA Y GASTRONOMÍA

Ya sabrán ustedes que en el pleno del Parlamento gallego se ha abierto camino la Ley de Caza de Galicia, un texto dirigido a actualizar  la normativa de 1997 y que mantiene en los 16 años la edad mínima para acceder a las licencias, a pesar de que los socialistas reclamaron elevar  la barrera hasta los 18 años. Y ello, a tenor de las recientes desgracias habidas en el mundo de la caza que dieron como triste resultado la muerte accidental de un menor en Lugo.
Estamos en pleno período de las jornadas gastronómicas de caza. Se ha abierto la veda y muchos restaurantes ofrecen lo mejor de sus cocinas para satisfacer paladares que hacen de la comida de caza un punto de sana glotonería. Se lleva la palma el coruñesísimo restaurante Coral, cuya cabeza visible es el veterano restaurador César Gallego Pita, quien hace de las jornadas de caza una especie de religión gastronómica.
Así, en la selección de platos cabría hablar del carpaccio de venado, la perdiz a la cazadora, la ensalada templada de perdiz, las fabas de Lourenzá con perdiz, la civet de liebre o el venado con salsa de grosella. Todo ello, regado  con vinos de La Vicalanda, el Pomal Centenario crianza o el Legaris crianza. Además, en el restaurante Coral podrá el cliente disfrutar de una excelente pinacoteca que a lo largo de muchos años ha ido coleccionando, cuidando y clasificando César Gallego.
Allí figuran también dibujos del humorista Borrajo, con sentidas dedicatorias, así como obras pictóricas de los mejores artistas gallegos del siglo XX, desde María Elena Gago, hasta Maside, pasando por todos los que ustedes quieran imaginar.
En El Coral se han sentado ministros, políticos de todos los matices, artistas de la pantalla, del teatro y de otras facetas. Además, cantantes como Julio Iglesias, Lolita Flores o Víctor Manuel. En fin, una delicia del arte en su más amplio sentido y de la gastronomía.

CAZA Y GASTRONOMÍA
Comentarios