Lunes 18.03.2019

Unos pies ágiles y un coco atrofiado

DE cierto entrenador se dijo siempre que de no haberse inventado el fútbol se habría pasado la vida cuidando vacas y sachando patacas. ¿Qué hubiese sido de Sergio Ramos? Por Andalucía se llevan más los toros y las aceitunas, así que podría haber acabado de banderillero o vareando olivos. Pero desde pequeño mostró soltura dándole patadas al balón –la misma que cuando se las arrea a los contrarios– y llegó al Madrid e incluso a la selección. Tanta soltura con los pies y tan poca con otras partes del cuerpo. De no ejercitarlas se atrofian y confiesa –“para qué te voy a mentir”– que zancadillea a los contrarios para forzar tarjetas. Ben listo non é. FOTO: ramos | aec

Unos pies ágiles y un coco atrofiado
Comentarios