Jueves 18.04.2019

Ocultar el derroche como secreto de Estado

Menos mal que el Gobierno ha finalmente aclarado que los 282,92 euros que dijo que había costado el viaje de Pedro Sánchez y su mujer a Castellón se referían solo a los gastos del departamento de protocolo. Está bien enterarse de que cuando el presidente quiere ir a algún sitio, un par de días antes se desplazan al lugar un par de funcionarios expertos en procolo para preparar el terreno y que Sánchez y su esposa no se encuentren con nada que no sea de su agrado. Lo que seguiremos sin saber es lo que costó mover el avión privado, los escoltas, el despliegue policial de seguridad y los coches... Todo ello pertenece, según el Ejecutivo, al ámbito de los secretos de Estado y, por lo tanto, es materia reservada. No deja de parecer una coña que el Gobierno le eche tanta cara y recurra a este truco para no dar cuenta de un despilfarro que fue pagado por todos los españoles con sus impuestos y, por lo tanto, tendrían derecho a saber a cuánto les salió el bailecito de su presidente en el FIB.

Ocultar el derroche como secreto de Estado
Comentarios