Domingo 18.11.2018

Sánchez, un cambio de época

el presidente del Gobierno ofreció una rueda de prensa el pasado viernes.

el presidente del Gobierno ofreció una rueda de prensa el pasado viernes. La primera desde que hace dos meses llegara a La Moncloa tras una moción de censura. A pesar de que Sánchez apenas lleva dos meses en el Gobierno, aseguró que asistimos a un cambio de época y que España ha salido de siete años de letargo y parálisis. Lo cierto es que en estos dos meses, el Gobierno ha sido incapaz de sacar adelante ninguna medida de calado. Ni siquiera pudo aprobar el techo de gasto y la senda de déficit, imprescindible para elaborar los Presupuestos Generales del Estado. 
Parece que la intención es volver a presentar otra propuesta tras el verano y un proyecto de cuentas públicas. Sánchez no quiso aclarar qué hará si no consigue la aprobación. Hay que recordar que el presidente, cuando estaba en la oposición, exigió a Rajoy la presentación de una moción de confianza si no lograba sacar adelante las cuentas.
En materia económica, lo más sorprendente de la comparecencia del presidente ante los periodistas, fue sin duda la utilización como éxito propio de las cifras de crecimiento, empleo, turismo, exportaciones y la confianza en la economía española. Incluso llegó a utilizar los niveles de la prima de riesgo. 
Todo esto después de asegurar que su Gobierno ha llegado para lograr la senda de estabilidad económica y social. De hecho, Sánchez llegó a decir que los ciudadanos sienten que este es su Gobierno y que blindará el Estado del bienestar: sanidad, educación, dependencia y pensiones y que abordará de forma urgente la pobreza infantil que, según dijo afecta al 30 por ciento de los niños españoles.
La verdad es que Sánchez no pasó de los eslóganes y de las frases prefabricadas. “No nos preocupa, aseguró que las leyes no salgan”. Insistió en que la hoja de ruta es agotar la legislatura, aunque me pareció que en este punto Sánchez no resulta muy creíble. Parece difícil y sin embargo es lo mejor que le puede pasar a la economía española que empieza a mostrar síntomas de agotamiento.  

 

Sánchez, un cambio de época
Comentarios