• Miércoles, 17 de Octubre de 2018

Presupuestos

El debate presupuestario centra la actualidad política

El harakiri de Torra

Como el ultimátum del presidente de la Generalitat a Moncloa 

Torra, qué insensato

el presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, pone todas sus complacencias

El PP frena a Sánchez

en relación con el atajo legal para modificar la ley de estabilidad presupuestaria

Voces desafinadas

borrell, Batet, Cunillera, Calvo, Ábalos, lo han venido haciendo durante

Falta de comparecencia

nunca hubiera creído que de la boca del ministro tenido por el más firme

Vuelve Aznar

Volvió Aznar. Más español que nunca, según dice Pilar Rahola (ERC) con “animus injuriandi”.

Los 100 días de Sánchez

Sl pecado original del Gobierno, y al tiempo los grilletes que le impiden avanzar en su programa de cambios, es el hecho de tener que ir haciendo camino con unos costaleros reñidos con la Constitución y la monarquía parlamentaria.

Sánchez, sin estabilidad

En la semana negra de Pedro Sánchez ha rebotado la pregunta que en el hoy presidente del Gobierno hizo durante el debate sobre la moción de censura a Rajoy

Torra, inflamado

En su repicadísima conferencia del martes, el presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, echó gasolina en el inflamable conflicto catalán.

La razón secuestrada

El secuestro de la razón es madre de todas las aberraciones.

El deshielo no funciona

Desde Waterloo (Bélgica) Carles Puigdemont ha recordado a Pedro Sánchez que los votos nacionalistas que le auparon a la Moncloa tenían y tienen un precio.

El retorno de Aznar

Poco le ha durado al nuevo PP el luto por la muerte política de Rajoy.

Se rompió el marianismo

Pablo Casado es el líder del PP porque el marianismo se rompió por dentro.

Rajoy, en el adiós

Hasta el final, un caballero en dignísima retirada de la política.

Soraya, Casado y viceversa

Lo nuevo con experiencia (Soraya, 47) se impuso a lo nuevo sin ella (Casado, 37).

Seguimos en las mismas

alos gestos de distensión sigue respondiendo el soberanismo con gestos

La decepción

No está la sociedad española sobrada de alegrías