sábado 19/9/20

Montoro no está “al loro”

Si los ministros de Rajoy son denostados prácticamente todos por el pueblo español, lo cierto y verdad es que el de Hacienda, el ínclito Montoro, se lleva la palma.

Si los ministros de Rajoy son denostados prácticamente todos por el pueblo español, lo cierto y verdad es que el de Hacienda, el ínclito Montoro, se lleva la palma. Una vez y otra el españolito de a pie se harta de hacer preguntas a tan genuino ministro y en ningún caso obtiene respuestas, hasta el punto de que a Montoro ya le motejan como “La gran esfinge”. Eso sí: cuando no pega un nuevo batacazo, siempre lo hace acompañado de una sonrisa que semeja en todo la de una hiena. Sin ir más lejos, se le pregunta a Montoro “cómo ha subido en año y medio 30 veces los impuestos y por el contrario a los equipos de fútbol les tolera que fichen jugadores extranjeros a costes estratosféricos.
No hay respuesta ministerial, faltaría más. Se le pregunta a Montoro “¿cómo es posible que a pensionistas se le retenga el 20% de impuestos y a muchos tramposos se le premie cuanto retornan dinero que tenían ilícitamente más allá de nuestras fronteras?. No hay respuesta ministerial. Se le pregunta ¿si es cierto que existen diputados que cobran 1.800 euros al mes si no son residentes en la capital y que entre ellos esté el propio ministro Montoro?. No hay respuesta ministerial, faltaría más. Se le pregunta ¿por qué no suprime las subvenciones a los partidos políticos, sindicatos, patronal, diputaciones, senado, y reduce a la mitad los ayuntamientos y los diputados en Cortes, ya que tenemos más que los países civilizados de Europa?. No hay respuesta ministerial, faltaría más. Se le pregunta ¿por qué no suprime coches oficiales y guardaespaldas?. No hay respuesta ministerial, faltaría más. Se le sigue preguntando: ¿Por qué hay tantas televisiones públicas?, ¿quién paga las costosísimas delegaciones regionales en el extranjero?. ¿Por qué tenemos más Embajadas de España que Gran Bretaña y Alemania, pongamos por caso? No hay respuesta ministerial, faltaría más.
Este desaforado, inconsciente, despersonalizado y enclenque, políticamente hablando, ministro es el BUDA durmiente de un Consejo de Ministros harto desacertado y con un jefe que para qué.

Comentarios