El mejor refuerzo para el Deportivo

EL mes que viene regresará a casa Maurinho –que no Mourinho, quien se puso a sí mismo la cruz cuando el día antes de la semifinal de la Champions entre el Deportivo y el Oporto dijo: “Os veo muy creciditos”–. Y el regreso de Mauro Silva hará derramar más de una lágrima recordando lo que fue para el equipo y lo que le dio al equipo. Físicamente no se encuentra como hace 25 años –en el verano se cumplieron ya 25 de su fichaje– y no está para jugar mañana mismo, pero si después de inaugurar la calle que llevará su nombre alguien le echa una llorada... Igual al día siguiente inicia un plan intensivo de recuperación en Abegondo. Falta facía.