Los pobriños irmandiños

ESTO empieza a ser preocupante. Podemos está ya tan asentado en la casta que no hace ni el más mínimo caso a En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué. Antes, cuando cada dos por tres protagonizaban una exhibición capilar el ya octogenario Beiras, con su pelo crecho y, el aún cuarentón Antón Sánchez, con sus trovas de heavymetalero, era otra cosa. Pero desde que el irmandiño maior se retiró para pasarse el día interpretando sonatas al piano, el golfiño irmandiño se ha dejado comer la tostada y desde Madrid lo marginan. Lógico es lo que ha pasado durante toda la vida con Galicia y los gallegos. El caso es que Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias ni llamó a los diputados mareantes para informarles del proyecto de reforma electoral que prepara con Ciudadanos y que pone los pelos de punta a los irmandiños anovados, ya que consideran que solo beneficia a C’s. Habrá que sacar a Beiras de su local de ensayo para que toque alguna aterradora composición de Wagner.