jueves 02.04.2020

Un oficio de lo más peligroso

ser futbolista es un oficio de riesgo. Y no por la existencia de defensas de aquellos a la antigua usanza de los que decían que pasaba o la pelota o el jugador, pero jamás ambos. La razón de la peligrosidad es que los ladrones los tienen muy localizados los días de partido. Les basta con echar un vistazo a la tele y si los ven sobre el césped saben que pueden entrar en sus casas y robar a sus anchas. El último en sufrir este tipo de atraco ha sido Casemiro, pero fuentes policiales elevan a veinte el número de jugadores que han visto sus casas asaltadas. La situación es tan grave que el Real Madrid ha decidido ponerles seguridad cuando estén jugando. FOTO: casemiro | aec

Un oficio de lo más peligroso
Comentarios