martes 20/10/20

El tránsito a mayor en plena libertad

EL pequeño Nicolás, un auténtico mito en el arte del selfi –si pasase a papel todos sus autorretratos con famosos, la deforestación de la Amazonía alcanzaría una velocidad supersónica– está pirado. Entró en pánico cuando el CNI le plantó una demanda por injurias y calumnias y su abogada trató de librarlo del problema alegando que es inimputable porque está jamado. La letrada utilizó el lenguaje forense y afirmó que sufre “alteraciones psíquicas”, que venche sendo o mesmo. Llegado el juicio ha perdido perdón y se librará de la cárcel. Él, que es un “caramelito”, lo iba a pasar mal en prisión rodeado de tanto patibulario y en pleno tránsito de pequeño a mayor. FOTO: el pequeño nicolás | aec

Comentarios