lunes 18/1/21

La solución para el rural gallego

Galicia, ya lo decía Manolo Rivas, fue la tierra de las mil vacas. Ahora, a cuenta de la crisis del sector lácteo y el abandono del rural es más que posible que apenas queden cientos de miles. Sin embargo, para recuperar las añoradas cifras de antaño tal vez solo haya que mirar a lo que está haciendo en Valencia una empresa agrícola. La compañía vende un naranjo a quien lo solicita y, cuando da frutos, el “padrino” los recibe en su casa. Se podría hacer lo mismo con las reses. Primero botellitas de leche y luego buenos filetes. El éxito parece que está garantizado. FOTO: Vaca frisona en una feria de Curtis | Patricia g. fraga

Comentarios