miércoles 5/8/20

La solidaridad de Casillas con De Gea

IKER Casillas, aquel portero del Madrid del que se aseguraba que era un espía en el vestuario y después se descubrió que realmente era un topo, porque con frecuencia ni veía los balones que iban hacia su portería, desarrolló una larga carrera vestido de blanco, pese a esos problemas oftalmológicos. Después llegó la prejubilación en Oporto y allí sigue, pero ha abierto la puerta –los guardametas suelen cerrarla– a regresar a la selección y ha confesado que estaría encantado de que le llamase Luis Enrique. De Gea tiene que estar feliz con semejante muestra de solidaridad. ¿No sería mejor que jugase con los veteranos? FOTO: iker casillas, de aplauso | aec

Comentarios