viernes 4/12/20

La serie del año no gusta a todos los públicos

ni todos los médicos engañan a sus parejas con sus compañeros de trabajo, ni todos los periodistas tienen problemas con la bebida, ni todos los políticos son corruptos, ni todos los abogados carecen de escrúpulos. Ni, por supuesto, todos los antidisturbios son violentos o actúan por impulso. La llamada a ser la serie del año por parte de crítica y público (“Antidisturbios”) ha gustado entre poco y nada a los sindicatos policiales, que denuncian que no se sienten representados con esos personajes. Es lo que tiene la ficción, que necesita buscar tramas y perfiles que llamen la atención del espectador. Pensar que quien vea la serie va a creer que todo lo que se cuenta es exacto es pensar que no tiene criterio para distinguir la realidad y un guion.

Comentarios