Viernes 14.12.2018

Con la sensación de que nos tangaron

parece que el 30.000 es un número cabalistico para los mareantes coruñeses. Esa es la cantidad de gente que, según sus estimaciones, se dió cita en el arenal de Riazor el pasado sábado para ver en directo el concierto de The Pretenders. Está claro que cuando hay un grupo de renombre el público responde, y que en la playa hubo más gente solo con ese concierto que en los dos millones de estilo indie que el Ayuntamiento repartió por la ciudad (ojo, esto también es muy relativo, no lo de la gente, eso es evidente, lo de repartir los conciertos por la ciudad, en realidad todo en el centro y a los barrios ni agua, como suele ser). Lo que pasa es que ahora no estaría de más que algún responsable municipal explicara el extraño motivo que llevó al consistorio herculino a pagar casi el doble por la presencia de The Pretenders en A Coruña frente al recital que ofrecieron hace un año en Vigo, concretamente en Castrelos. Y, de paso, que también aclaren el motivo de por qué Chrissie Hynde y los suyos apenas cubrieron una hora con su actuación, por supuesto, mucho menos que en la ciudad olívica. Es decir, que cada canción salió por un pico. Pero no les quitemos su segundo de gloria. Un éxitazo ese Noroeste Estrella Galicia que, en tiempo, fue también pop-rock. FOTO: Chrissie Hynde, fue rotunda en su actuación, pero también bastante escueta | PGF

Con la sensación de que nos tangaron
Comentarios