domingo 27/9/20

Rocío Jurado toma posesión del cuerpo del alcalde

EN la vida hay situaciones contingentes, como ser alcalde; se es durante un tiempo y se acabó. Y situaciones permanentes, por ejemplo, ser licenciado, incluso doctor en Derecho, ya que ese honor académico se conserva para toda la vida. Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, es alcalde –menos mal que se trata de una situación contingente, pues no tiene ni idea– y doctor en Derecho, lo que invita a suponer que sabe algo de leyes. Y, de hecho, debe ser así porque él, que no reacciona ni aunque lo azucen con la aguillada, no necesitó que se consumiese ni la mitad del tiempo que le dio el comité de Cespa para empezar a negociar antes de demandar al Ayuntamiento por prevaricación y ya estaba montando una reunión para el miércoles. No tiene pinta de ser miembro del club de fans de Rocío Jurado, pero, como si fuese la tonadillera, cantó aquello de “miedo, tengo miedo” y se apresuró a llamar a los representantes de los trabajadores. Si aún no ha elegido destino para sus vacaciones de agosto, puede ir a Chipiona, donde podrá disfrutará del buen tiempo, unas gambitas, la manzanilla y, por supuesto, de la copla.

Comentarios