domingo 25/10/20

La reforestación in vitro ya está aquí

UNO piensa en un miembro de la yihad del eucalipto y se imagina a un tipo que se infla a anabolizantes y tiene unos brazos como los muslos de una persona normal para cortar los árboles de un solo hachazo. Pues va a haber que abrir un poco la mente, ya que los esmirriados también van a poder ser soldados de la causa verde. No andarán por el monte en plan leñador, pero colaborarán desde el laboratorio, pues van a empezar a cultivarse robles y cerezos in vitro para repoblar el bosque. Si se quieren hacer bosques de bonsáis autóctonos, perfecto, pero si no... porque muy grandes no serán, ¿no? Casi dará mejor sombra un eucalipto. FOTO: un bonsái | aec

Comentarios