domingo 29/11/20

Rajoy marcha que ten que marchar y abre la sucesión

o fillo do fillo do muiñeiro; para sus amigos, Rafa; para sus rivales, Cuiña, y para sus conciudadanos de Lalín, el alcalde, es tan hábil con la retranca como torpe con las profecías –nadie es perfecto–. El miércoles pasado tuiteó: “Todos os que dades por morto a Rajoy é porque non o coñecedes. Non descartedes nada. Nada...”. Hasta daba la impresión de que iba a tener razón y que ducias e ducias de dezanos rodearían la casa do Concello, palmas en mano y haciéndoles la ola al grito de “Hosanna”. Sin embargo, dos días después la realidad, encarnada en el PNV, desautorizó su augurio y el líder del PP perdió la moción de censura. Desde entonces todo se aceleró. Como si estuviese paseando por la ruta da Pedra e da Auga, Rajoy aceleró y ayer mismo tiró de raíces gallegas y proclamó aquello de: “Marcho que teño que marchar”. Lo hizo en versión castellana para que entendiesen todos los espanhois, pero ese fue el mensaje que utilizó para abrir la sucesión. Pues a ver si otro gallego, este de Os Peares, es su heredero. Non descartes nada. Nada. ¿Oído, Soraya? FOTO: feijóo y cuiña, durante la feira do cocido | aec

Comentarios