martes 20/10/20

Quim Torra no es de los que predica con el ejemplo

quim Torra se está revelando como un tipo bastante cagón. Ya se vio en aquella Diada en la que fue recibido con silbidos y rápidamente reaccionó pidiendo a quienes le abucheaban que presionaran para conseguir la república. Ahora, mientras incita a la desobediencia a los ciudadanos catalanes, él, por si acaso, ha acatado el dictamen de la Junta Electoral Central y ha retirado todos los lacitos amarillos que colgaban de los edificios de la Generalitat. Y es que una cosa es ser muy revolucionario de boquilla y otra muy diferente poder dar con tus huesos en la cárcel por incumplir una decisión judicial. Tampoco tendría que extrañar tanto, ya que su predecesor en el cargo es el rey de los cagones, que prefirió dejar colgados a sus compañeros de Gobierno y largarse a Bélgica en lugar de defender su inocencia ante los jueces. Y, por si esto no fuera suficiente, luego hizo algo similar cuando no se atrevió a ir a Estrasburgo, hasta donde se desplazaron varios cientos de adeptos, por miedo a ser detenido y extraditado. Parece que lo de asumir los actos no va con los secesionistas, al menos con algunos. 

Comentarios