viernes 23/10/20

Quilates y kilos en Riazor


LO de menos era el resultado, pero a ningún deportivista le contrarió la victoria por 5-2 sobre el Celta en el Memorial Moncho Rivera. Lo importante era la recaudación y en caja entraron en caja 37.000 euros, cuyo destino serán la Cocina Económica y la lucha contra el Párkinson. En el punto medio de lo accesorio y lo nuclear estaba el partido en sí y en él se combinaron quilates y kilos. Quilates, porque, como dice el refrán, el que tuvo, retuvo, y sobre el campo hubo varios jugadores que tuvieron mucho. Y kilos, los de más que lucieron algunos de los futbolistas. Uno de ellos, de los delgados, cuyo nombre es mejor no desvelarlo, afirmó al ver a uno de sus compañeros, cuya identidad tampoco conviene desvelarla: “Creí que se había comido al Djalminha”.

Comentarios