martes 1/12/20

Las quejas de una madre amantísima

que una madre se preocupe por su hijo es lo más normal del mundo. Que la madre de Rodrigo Lanza, el ultraizquierdista que presuntamente mató a un hombre en Zaragoza por llevar unos tirantes con la bandera de España, esté preocupada por su hijo, es, por lo tanto, lo normal. Ahora bien, cuanto hubiese ganado la sociedad si se hubiese preocupado más por formarle una conciencia correcta que por protestar porque le han dado una cama en la que casi no cabe y lo han internado en una celda de aislamiento en la que puede sufrir trastornos psicológicos irreversibles, que, por cierto, parece que alguno ya sufre desde hace tiempo. FOTO: lanza, con su madre | periodistadigital

Comentarios