jueves 3/12/20

Puestos a buscar ejemplos los tiene que haber mejores


EL problema de ser un partido nuevo es que no tienes referentes de los que tirar para sacar pecho. Por ello, el candidato mareante a la Xunta, Luis Villares, aprovechó su paso por A Coruña para poner el trabajo al frente del Ayuntamiento herculino como ejemplo de lo que su formación quiere para Galicia. Un discurso de libro pero que a más de uno dejó temblando. Hay quien comenta que las calles de la comunidad entera se convertirán en estercoleros, que se paralizarán todas las obras, que no se sacarán adelante normativas, que las consellerías no harán nada, que se descuidarán los jardines, que se prometerá y prometerá para luego olvidarse, que no se sabrá negociar, que se beneficiará a los amiguetes o que se perseguirá a quienes no piensen como ellos. Un panorama desolador.

Comentarios