miércoles 12/8/20

La prostitución del Estado de Derecho

Pues eso, que los condenados por el procés ya pueden disfrutar del tercer grado penitenciario en lo que supone no solo un insulto al sistema judicial español, sino una burla insoportable hacia el Estado de Derecho. Una vez que han sido condenados, que un tribunal los ha considerado culpables y que sobre ellos pesa una sentencia, nadie se puede escabullir de la obligación de pagar la condena impuesta. Por mucho que sean tus amigos los responsables de las cárceles y, mucho menos, manipulando la legalidad hasta acabar prostituyéndola. Esperemos que el Supremo acabe con esta perversión. FOTO: junqueras, paseando libre | aec

Comentarios