miércoles 21/10/20

Una preocupación de lo más curiosa

es curioso que a la Cámara de Barcelona lo que más le preocupe de la fusión entre CaixaBank y Bankia sea que se concentre todo el poder económico en Madrid. Es así, básicamente, porque el presidente de la entidad, Joan Canadell, es un independentista convencido, de esos que pretende que se impongan multas millonarias a los establecimientos que no rotulen en catalán o que no utilicen ese idioma para dirigirse a sus clientes. No le quita el sueño los posibles despidos, el cierre de sucursales duplicadas o el coste social del acuerdo. Toda su preocupación es saber dónde estará la sede de la entidad. FOTO: Joan Canadell | aec

Comentarios