sábado 26/9/20

Un político chorizo a la más vieja usanza

en España somos muy dados a generalizar. Así, no es raro que pensemos que todos los políticos son unos chorizos por el mero hecho de que, entre ellos, haya unos cuantos demasiado amigos de meter la mano en los bolsillos ajenos. Sin embargo, lo que nadie se podía imaginar es que entre ellos habría quien en lugar del guante blanco y la mordida por las adjudicaciones se dedicara también al asalto con violencia. Eso es lo que sucedió en Codorniz, un pueblecito de Segovia que, un buen día, descubrió que uno de sus concejales, para ser más concretos, Antonio Herrero Feijoo, socialista, se dedicaba a robar gasolineras y viviendas habitadas en Segovia y Ávila. Por si esto no fuera sufiente, el caco en cuestión actuaba disfrazado de guardia civil, lo que todavía tiene más delito.

Comentarios